Lubricantes anales caseros. Los que permiten el sexo anal más caliente

«Sexo» y «placer» son dos términos asociados entre sí que deben compartir la misma página en el diccionario, incluso rompiendo la lógica alfabética. Ambos tópicos, dicho sea de paso, son sinónimo de «confort».  Los lubricantes caseros, son inherentes a la práctica del sexo anal y por ello, el conocimiento sobre estos productos resulta esencial, con el fin de preservar la integridad de nuestras partes íntimas y asegurar el máximo placer durante la práctica del sexo anal con un seguro y buen lubricante anal casero.

lubricante-casero-2

Los lubricantes anales caseros: Los más utilizados

  • Geles anestésicos

Uno de los sitios más sensibles del cuerpo es exactamente el ano. Por ello, ofrece posibilidades para el sexo delirantes. Por otra parte, los primeros experimentos, el sexo anal pueden causar molestias y dolor, lo que explica el hecho de que está práctica esté todavía llena de tabúes y temores.

En tales casos, los geles anestésicos resultan ideales, ya que no solo lubrican, haciendo mucho más fácil la penetración, sino que también insensibilizan la zona, evitando cualquier sensación dolorosa.

Entre otras bondades, estos productos ofrecen propiedades bactericidas, cicatrizantes e incluso desodorantes.  El gran defecto de los geles anestésicos, es que suelen ocultar graves lesiones, que solo serán perceptibles cuando sea demasiado tarde.

  • Lubricantes caseros a base de agua

Los lubricantes a base de agua, son elaborados con agua, glicerina y conservantes no tóxicos, lo que los convierten en “hipoalergénicos”, y no solo eso. Tienen una textura menos espesa y pastosa ¿Qué significa eso? Que el lubricante se absorbe fácilmente sin dejar manchas en la ropa, en la cama o en el cuerpo.

Otra gran ventaja de los lubricantes a base de agua, es que no afectan negativamente el látex, qué, como sabemos, es el material de fabricación de la inmensa mayoría de los condones y juguetes sexuales.

  • Lubricantes de silicona

Si la idea es tener sexo anal bajo el agua, no lo pienses dos veces antes de elegir los lubricantes de silicona como el producto ideal. El agua no lo diluye, y no afecta sus propiedades lubricantes. Son hipo alergénicos y lo menor de todo es que no destruyen los condones.  La penetración es suave y agradable, y vienen con diversas y atractivas aromas.

  • Aceites caseros

Muchas personas optan por utilizar el aceite casero como lubricante, y de esta forma obtener una práctica placentera del sexo anal.  Sin necesidad de emitir juicios de valor, pensamos que esta es una buena opción. Por supuesto, la reacción frente al látex o a la piel del usuario no se puede garantizar.

lubricante-casero-1

Pueden producir alergias, y su efecto lubricante, que en un comienzo es gratificante, se torna incómodo y definitivamente desesperante con el transcurrir de los minutos.  Es una buena opción para cuando no tienes a la mano nada más, y piensas en tener sexo rápido.

La industria de los sex-shops se esfuerza a diario para ofrecer a sus usuarios, una gran cantidad de productos que satisfagan las necesidades crecientes, de las  cada día, más diversas parejas. Por ello, no creemos que el uso de productos diferentes a los fabricados para este propósito específico sea recomendable.